viernes, 18 de febrero de 2011

No puedo.

No puedo evitarlo, no puedo evitar recordarte , día tras día, pensar donde quedó todo aquello, aquellos besos, aquellas caricias, todo. Todo lo que me hacía sentir bien, porque estar a tu lado era poder tener la felicidad en mis propias manos, poder tocar el cielo con un solo dedo. Todo aquello era estar feliz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario