jueves, 19 de mayo de 2011

Te quiero para mi.

Siéntate aquí, a mi lado, no te alejes. Dime que estás conmigo, dime que no quieres que te deje ir, dímelo, si quieres: ¡Grítalo! Dilo alto, que se entere todo el mundo de que eres mío, que eres feliz cuando estás conmigo, grita todos mis defectos, los miles que tengo, di que me quieres para ti, pero cuando lo digas, no te separes, quiero oir como salen esas palabras de tu boca.
En ese momento, lo dice, lo grita, lo siente.
- Te quiero para mi -le digo-.

No hay comentarios:

Publicar un comentario