martes, 1 de noviembre de 2011

Lo que tengo en cuenta son esos pequeños detalles

que hacen que cada día te quiera más. Como eso de mandarme mensajes a las dos de la mañana, e incluso más tarde, y que llegues a despertarme, o que no lo hagas y los lea a la mañana siguiente y pensar que tengo lo mejor del mundo conmigo, que no lo cambiaría por nada. Y sí, es así, tengo a lo mejor del mundo, a lo más bonito, es él el que me hace sonreír, el que me dice: ¿te cuento un secreto? Y me responde diciendo: me encantas, te voy a echar de menos, o me dice lo mucho que me quiere. Es él el que hace que mi piel se erice y tiemble, el que hace que note a esas pequeñas mariposas revoloteando por mi estómago. Es él, el que hace que me ilusione, que llene mi cara de sonrisas, el que me come a besos, el que me da mil un abrazos. Es él, y son esos pequeños detalles. Es lo que yo quiero, es lo que necesito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario