lunes, 16 de enero de 2012

No sé por qué , pero hoy te diría todas las cosas que quisieres oír, y también las que preferirías no escuchar. No, no es ningún día señalado, no son vacaciones, ni es fin de semana, es un día de diario, pero me apetecía decírtelo. Quería decirte que te quiero, que eres lo mejor que me ha pasado hasta ahora, que eres lo más bonito, que eras lo más pequeño pero que poco a poco te has hecho grande, que ocupas una gran parte de mi. Que me encanta que me des besos en el cuello y que de vez en cuando me niegues un beso, pero que luego me robes mil más. Y así podría seguir con una lista interminables de cosas que te gustaría oír, pero necesito que sepas que odio que te enfades, y que te pongas celoso, aunque por otra parte me encanta porque detrás de todos los enfados tontos siempre están las reconciliaciones, detrás de todas tus caras largas están cientos de besos y demasiadas miradas, demasiadas sonrisas. Porque tú eres el que hace que todo esto sea posible, que sea perfecto con su grado de imperfección.

No hay comentarios:

Publicar un comentario